¿Qué es un EPC para instalaciones fotovoltaicas? | Quantica Partners

¿En qué consiste un EPC para instalaciones fotovoltaicas?

¿En qué consiste un EPC para instalaciones fotovoltaicas?

Si trabajas o tienes interés en el sector energético, es posible que hayas tratado términos como PPA o EPC, puesto que hacen referencia a contratos muy importantes en la producción e instalación de sistemas de generación de energía. Hoy nos vamos a centrar a explicar todo sobre el EPC: su definición, características y diferencias con el PPA.


EPC: qué es y características

¿En qué consiste un EPC para instalaciones fotovoltaicas?

Denominamos contrato EPC para fotovoltaica a aquel que hace referencia a sus siglas en inglés (ingeniería, adquisición y construcción), y que consiste en la compra de un proyecto en el que el proveedor asume la totalidad de la instalación de un sistema fotovoltaico. También se denomina proyecto “llave en mano”, e implica las fases de evaluación, diseño de proyecto, suministro, trámites y la propia instalación.

El proveedor o contratista se ofrece a realizar todo lo relacionado con la instalación solar fotovoltaica, a cambio de un precio que se determinará en el propio contrato. Por ello, es recomendable que los inversores encuentren socios de confianza para gestionar todo este proceso, puesto que delegan todas las fases relevantes para ejecutarlo con éxito.

Actualmente, en Europa, estos contratos suelen amortizarse en un plazo aproximado de entre 5 y 7 años.  Para ello, el proveedor debe estar especializado en la instalación de placas fotovoltaicas de autoconsumo, utilizando las últimas tecnologías disponibles y materiales de alta calidad. A continuación, veremos las características que todo EPC debería tener.

Evaluación del proyecto

Antes de comenzar con la planificación, es importante que se realice una evaluación intensiva sobre las condiciones meteorológicas del emplazamiento en el que se vaya a colocar la instalación, así como la mejor superficie posible para implantar los paneles de autoconsumo en ese lugar determinado.

Diseño

Con la información que aporte la evaluación inicial, es el momento de realizar un diseño estructural sobre la instalación en cuestión, detallando los pasos a seguir y garantizando la mejor capacidad de autoabastecimiento posible. Es importante que este diseño encaje con el presupuesto comunicado por el cliente, puesto que este tipo de instalaciones tienen costes bastante elevados.

Tramitación legal

En un EPC, es imprescindible que el proveedor sea también el encargado de realizar todos los trámites legales correspondientes a la instalación. Para ello, debe conocer al detalle las condiciones expuestas por las diferentes normativas que entran en la instalación fotovoltaica, destacando el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril. La empresa contratante solo tendrá que aportar la documentación necesaria para estos trámites.

Instalación y conclusión del contrato

El equipo especializado de la empresa contratada se pondrá en marcha, seleccionando los mejores materiales posibles para ejecutar la instalación de la mejor manera. Una vez se realice este proceso se pondrán en marcha sus piezas clave: paneles, convertidores, red y accesorios, y se comprobará el correcto funcionamiento del sistema.

Esta fase es la final en muchos de los casos, puesto que se concluye el contrato EPC al haberse realizado la instalación. Sin embargo, muchas empresas proveedoras ofrecen un servicio de atención al cliente y mantenimiento post-instalación, algo que puede ser muy interesante para garantizar la rentabilidad de la inversión en el menor tiempo posible.


PPA y EPC: principales diferencias

¿En qué consiste un EPC para instalaciones fotovoltaicas?

Como mencionamos anteriormente, el PPA es el otro tipo de contrato más utilizado para la energía fotovoltaica, siendo este muy popular a nivel europeo, y destacando por su gran auge durante los últimos años en España. En este sentido, podemos encontrar varias diferencias fundamentales entre los dos tipos más utilizados:

  1. La inversión en un EPC es a largo plazo, puesto que los plazos de amortización acostumbran a variar entre los 5 y los 7 años desde la puesta en marcha de la instalación. Por su parte, un PPA se destina a mejorar los precios en la factura eléctrica del cliente durante la duración del contrato, terminando esta condición una vez este venza.
  2. Tras la instalación y salvo que se contraten los servicios de una empresa para ello, el mantenimiento de la instalación en un EPC corre a cargo del propietario de la instalación. En un PPA, el proveedor es el total responsable de ello, durante el tiempo en el que el contrato siga vigente.
  3. El contrato de EPC se da por finalizado una vez se termine de ejecutar el trabajo y se garantice que el funcionamiento de la instalación es el adecuado. En un PPA, no existe ningún tipo de inversión inicial requerida, y la instalación pasará a propiedad del cliente una vez termine el contrato.

Ventajas de los contratos EPC

Ventajas de los contratos EPC

Vistas las características y principales diferencias con los PPA, es importante resaltar las principales ventajas de contratar un contrato EPC:

  • En España, el propietario de una instalación de autoconsumo de energía fotovoltaica no paga ningún impuesto por su uso.
  • El cliente pasará a ser pleno propietario de las instalaciones una vez se finalice el procedimiento. Además, no tendrá costes por la energía generada por la infraestructura, lo cual hace que el retorno de la inversión pueda ser relativamente temprano.
  • No hay que tramitar ningún tipo de procedimiento implicado en la operación (contratos y subcontratos, compras de equipos adicionales…), puesto que el proveedor es único y tiene la responsabilidad de gestionarlo todo hasta que la instalación esté puesta en marcha.
  • Generalmente, no suelen aplicarse comisiones a los proveedores de electricidad a través de la red convencional.

Ahora que sabes todo sobre los contratos EPC para instalaciones fotovoltaicas, puedes comprender su gran relevancia en el sector energético español, y por qué es una de las opciones preferidas para empresas y particulares que quieren implementar el autoconsumo de energía solar en su día a día.

Si quieres informarte sobre los contratos EPC, contacta con nuestro equipo.

Otros artículos que pueden interesarte

¿Qué es un PPA virtual?
PPA

¿Qué es un PPA virtual?

Tal y como vimos anteriormente, los PPA son un tipo de contrato o acuerdo de compraventa de energía que se establece a largo plazo. Este se realiza entre una empresa comercializadora o compañía de alta demanda energética, y una empresa o particular que desarrolla energía renovable.

Leer más